Los favoritos en las Ligas de Latinoamérica

Luego de 36 años Perú volvería a un mundial gracias a ellas.

|
Especial.
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Crónica
Imagino que todos los veranos, para estas fechas y durante el receso, vuelven. Ligeramente puede vérselas con un satinado color melaza. Apasionadas. Con exceso de garra. Esbeltas y heroicas.

Algunos turistas, me incluyo, buscábamos recovecos para tomarnos una foto con ellas. Varias fotos. Son leyenda. No hay dos iguales. Nos embotellamos. Las estelas de los flashes fotográficos cruzaron de punta en punta al Distrito de Chorrillos.

Las quieren de regreso en su casa; Alianza Lima, como así también en las tribunas rivales de Universitario de Deportes, ambos equipos residentes de la ciudad de Lima.

Hay rumores desde Casa Amarilla; las exigen, la séptima copa Libertadores es la obsesión “Xeneize”.  Y no me refiero a las de Sergio Ibarra, máximo anotador en la historia de la liga peruana. Ni de las de Roberto Carlos, que, al impactar el balón este viajaba a 200km/h. O a las de Higuita, inalterable escorpión. Tampoco las de Zidane que danzaban en la cancha a pura gambeta.

Sería injusto referirse a las del Diego. Par épico. Esas se ganaron el olimpo del fútbol. Sobre todo, la zurda. De muchos estadios e hinchadas. Las aquí evocadas son férreamente terrenales. Mundanas como su portador.

Pude verlas el otro día con sus dedos sueltos y distraídos. Intuí que el banderín de córner les provocaba cierta crisis existencial porque encargaron un Pisco Portón colgando desde lo alto de una banqueta, en un bar. Necesitaban relax. El torneo fue largo. La ambición futbolera, desmedida. Volveremos luego al presente.

A la edad de 7 años logran ingresar a las divisiones menores de Alianza Lima. Ahí realizaron toda su etapa formativa. Desde 1991 al año 2001 tuvieron grandes actuaciones en las divisiones inferiores del club. Tanto es así que en el mes de julio del año 2001 y a la edad de 17 años ese par y su propietario, fueron ascendidos al primer equipo del “Rodillo Negro”, dando mucha alegría a los devotos feligreses.

Tuvieron que comer mucho banco también. Nada es gratis en esta vida. Era la sensación, la joven promesa, la valiente figura. Todos los hinchas, la prensa, se acercaban al estadio para verlas rematar al arco. Volaban los elogios.

Ellas querían ser diferentes. Rechazaron ser dos más del montón. Para ello, necesitaban una mejor vidriera. Se iban al poderoso Bayer Munich en septiembre del 2002. La cosa iba en serio. La decisión estaba tomada. Las suplicas de los seguidores y la comisión directiva, no alcanzaron.

El debut en el “Gigante de Baviera” se produjo a la edad de 20 años. Un raudo cabezazo por la derecha y al borde del área chica, concluyó con un zapatazo diestro al fondo de la red. Poco a poco se volvieron famosas. Rendían. Entraban y ahí nomás hacían goles.

Llegó el ansiado debut en la Selección de fútbol del Perú. La convocatoria se produjo en octubre del 2004 en un partido de eliminatorias mundialista ante Bolivia, en la Paz.

La Copa América Argentina 2011 marca la resurrección goleadora. No sólo de Perú, de la Liga 1, sino del mundo entero. El jugador llegaría a ser goleador de la competición con 5 tantos.

Por fin, las protagonistas de esta nota, encontrarán en Brasil, su lugar en el mundo. Ganando la Recopa Sudamericana y el Campeonato Paulista siendo además consideradas herramientas fundamentales del mejor delantero del fútbol brasileño, agigantando el legado de Paolo Guerrero. Amo y soberano absoluto del gol.

Luego de 36 años Perú volvería a un mundial gracias a ellas. El capitán estaba de vuelta.

Pude verlas el otro día con sus dedos sueltos y distraídos. Paseaban tranquilas. Vacacionando. Sin canilleras ni medias. Ni FIFA y reglamento. Ingrávidas, ligeritas. Inatrapables como siempre. Dejando huellas en la arena. Camino al mar. Tan inatrapables como él. Paolo. Las piernas de Paolo. Inatrapables piernas.

Si hay que apostar, apueste por ellas sin dudarlo. Meta gambeta y firuletes. Hágalo en las nuevas casas de apuestas en Perú.

¿Cuál es la mejor casa de apuestas deportivas en Perú?

Hay muchas casas de apuestas nuevas en Perú, así que para elegir la casa perfecta para ti te recomendamos echarle un vistazo a la seguridad que ofrecen, la Licencia de juego seguro, la variedad de apuestas deportivas, apuestas simples y combinadas, bonos con y sin depósito, además de la experiencia de usuario.

¿Es legal apostar por Internet en Perú?

Aunque no hay una ley específica para las apuestas online en Perú, sí existen normas que regulan y controlan a los casinos y sitios de apuestas por Internet. El organismo que vela por el cumplimiento de dichas normas es la Dirección General de Juegos de Casino y Máquinas Tragamonedas, adscrita al Ministerio de Comercio Exterior y Turismo. También hay controles de depósitos para apuestas y medidas como la autoexclusión creadas para que ningún apostador pueda incurrir en excesos

Cargando siguiente noticia